Donde comer en Teverga

Gastronomía en Senda del Oso, Asturias

Email this to someoneTweet about this on TwitterShare on FacebookShare on Google+

Descubre la gastronomía de la Senda del Oso en Asturias. Calidad y cantidad.

Hola a todos los amantes del buen comer y digo bueno tanto en calidad como en cantidad, que aunque es por esto último por lo que es más conocida la cocina asturiana, también podemos encontrar calidad y a muy buen precio en esta región geográfica del interior de Asturias. Podrás disfrutar de la Senda del Oso y de muy buena gastronomía.

Gastronomía de asturias de la senda del oso

Iremos hablando en sucesivos artículos de los platos en particular que vayamos degustando en todos los restaurantes por los que vayamos pasando de esta ruta llamada la Senda del Oso que engloba los concejos de Teverga, Quirós, Proaza y Santo Adriano.

Al final del artículo añadiremos las recetas aproximadas de los platos principales degustados, por si alguien se atreve, los intente hacer.

Empezamos nuestro recorrido gastronómico por un restaurante de San Martín capital del concejo de Teverga, el Casa Laureano, estuvimos estas pasadas navidades y comimos de el menú del día de 8 euros. De primero tomamos unas fabes con calamares, es un guiso con fabe que todavía no habíamos probado y nos sorprendió gratamente, de primeras y acostumbrados al color rojizo de la fabada te impacta su color negro debido a la utilización la tinta del calamar, luego decir que de sabor están muy buenas y mucho más sencillas de digerir, con la cantidad que trajeron en el perolo nos echamos un plato a rebosar, un segundo plato igual y todavía quedó un poquito. De segundo plato nos decidimos por la variedad, por un lado por jamón asado, en esta zona casi toda la carne es guisada con salsa, desde el centro estamos más acostumbrados a las carnes fritas u horneadas, al principio te sorprende el cambio de forma de cocinar, pero está tan bueno que no echas de menos la forma en la que estás acostumbrado a comer. El plato de jamón también generoso, cinco lonchas gruesas y jugosas las cuales no pudimos acabar. Y por otro lado por unos callos asturianos, de este plato todavía nos estamos preguntando si se confundieron y pensaron que éramos seis a la mesa en vez de dos, porque la cantidad era similar en volumen a la de fabes que habían traído de primero, hicimos lo que pudimos, que para que engañarnos, fue más bien poco, es decir, que se quedaron habiendo comido dos platos, fácilmente cuatro platos más por servir… En este caso el tema de la digestión sencilla que habían propiciado las fabes suaves se fue al carajo y también tuvimos claro porque de primero no habían puesto la fabada habitual, la combinación de ambos platos hubiera propiciado que sólo los estómagos más preparados superaran esa ardua prueba. De postres tomamos un arroz con leche, postre nacional asturiano y no me extraña pues es una maravilla gastronómica, un final buenísimo para las habituales comidas de la zona y un flan de queso, también rico pero para mi gusto es un postre demasiado dulce, eso si los niños lo devoran con fruición. Todo este menú con bebida, vino y gaseosa en nuestro caso, nos salió a 8 euros por persona, que por cierto es el precio general de casi todos los restaurantes de la zona. Este precio es para los días de diario, los fines de semana los platos salen por 15 euros y siempre son algo más especiales, si cabe.

Receta de fabes con calamares

  1. Poner a remojo el día anterior las fabes.
  2. Ponerlas en una olla ya escurridas con una cebolla picada, una rama de perejil, un ajo y un chorro de aceite, cubrir de agua o un poco más, por si hiciera falta agregar a última hora y dejar cocer lentamente, no se puede poner un tiempo exacto de cocción pues varía por bastantes factores (según esté de tierna la fabe, según se haya dejado de tiempo de remojo, según la potencia del fuego a que se ponga el guiso…), hay que ir observándolas y decidir cuando están cocidas correctamente.
  3. Cuando estén listas, mezclar con los calamares en tinta que ya tendremos hechos y reposados, rectificar de sal si hiciera falta, cocer unos minutos más a fuego lento sin la tapa, retirar, dejar reposar tapadas con un paño limpio y listo.

Receta de callos a la asturiana

  1. Se limpian los callos y se cuecen en olla exprés aproximadamente una hora. Se sacan una vez cocidos, con ayuda de una espumadera, escurriéndolos bien y dejándolos enfriar.
  2. Se pican muy menudos y se ponen en una cacerola grande. Se limpia la pata de la vaca, el morro y las patas de cerdo. Limpios estos ingredientes, se cuecen en poca Agua para que el caldo quede gelatinoso.
  3. Una vez cocidos se separan del caldo y se dejan enfriar. El caldo de cocerlos se reserva, pues será necesario para los callos que así resultarán suaves y la salsa gelatinosa.
  4. Se parten también las patas, las manos de cerdo y los morros, agregándolo a los callos ; se dejan algunos Huesos de las manos del cerdo que después se retiran. Se mezcla bien, En una sartén con aceite se fríen los ajos, cuando están fritos se retiran y reservan.
  5. A continuación se fríe en el aceite la cebolla picada muy fina, un trocito de laurel y un poco de guindilla.
  6. Cuando la cebolla comienza a ponerse tierna, se agrega el jamón partido en cuadrados pequeños, dejándolo freír muy despacio, seguidamente se añade una cucharada de pimentón de buena calidad, se remueve la salsa procurando que no se queme el pimentón.
  7. En el mortero se machacan los ajos fritos y un poco de perejil, añadiendo una cucharada de pan molido, se deslíen en Vino blanco y se agrega a la salsa que se deja hervir unos momentos, después se vierte sobre los callos, se remueve todo y se agrega la Gelatina de cocer las patas y morros.
  8. En caso de ser mucha cantidad no se pone toda, reservando el resto para ir añadiéndolo en caso de necesitarlo, se acerca al fuego y se deja cocer lentamente hasta que todo quede muy unido, cuanto más tiempo, mejor unas tres horas.
  9. De vez en cuando se remueven para que no se agarren al fondo de la cazuela. No deben de quedar nunca secos, en tal caso se les añade más gelatina y en caso de no disponer de ella pequeñas cantidades de agua u otro caldo.
  10. Se sirven seguidamente calientes, después de rectificarlos de sal. En algunos lugares les ponen chorizos partidos en trozos pequeños. Salud y buen provecho.

 

Gastronomía en Senda del Oso

Hola a todos los amantes del buen comer y digo bueno tanto en calidad como en cantidad, que aunque es por esto último por lo que es más conocida la cocina asturiana, también podemos encontrar calidad y a muy buen precio en esta región geográfica del interior de Asturias. Podrás disfrutar de la Senda del Oso y de muy buena gastronomía.

Iremos hablando en sucesivos artículos de los platos en particular que vayamos degustando en todos los restaurantes por los que vayamos pasando de esta ruta llamada la Senda del Oso que engloba los concejos de Teverga, Quirós, Proaza y Santo Adriano.

Al final del artículo añadiremos las recetas aproximadas de los platos principales degustados, por si alguien se atreve, los intente hacer.

Empezamos nuestro recorrido gastronómico por un restaurante de San Martín capital del concejo de Teverga, el Casa Laureano, estuvimos estas pasadas navidades y comimos de el menú del día. De primero tomamos unas fabes con calamares, es un guiso con fabe que todavía no habíamos probado y nos sorprendió gratamente, de primeras y acostumbrados al color rojizo de la fabada te impacta su color negro debido a la utilización la tinta del calamar, luego decir que de sabor están muy buenas y mucho más sencillas de digerir, con la cantidad que trajeron en el perolo nos echamos un plato a rebosar, un segundo plato igual y todavía quedó un poquito.

De segundo plato nos decidimos por la variedad, por un lado por jamón asado, en esta zona casi toda la carne es guisada con salsa, desde el centro estamos más acostumbrados a las carnes fritas u horneadas, al principio te sorprende el cambio de forma de cocinar, pero está tan bueno que no echas de menos la forma en la que estás acostumbrado a comer. El plato de jamón también generoso, cinco lonchas gruesas y jugosas las cuales no pudimos acabar. Y por otro lado por unos callos, de este plato todavía nos estamos preguntando si se confundieron y pensaron que éramos seis a la mesa en vez de dos, porque la cantidad era similar en volumen a la de fabes que habían traído de primero, hicimos lo que pudimos, que para que engañarnos, fue más bien poco, es decir, que se quedaron habiendo comido dos platos, fácilmente cuatro platos más por servir… En este caso el tema de la digestión sencilla que habían propiciado las fabes suaves se fue al carajo y también tuvimos claro porque de primero no habían puesto la fabada habitual, la combinación de ambos platos hubiera propiciado que sólo los estómagos más preparados superaran esa ardua prueba.

De postres tomamos un arroz con leche, postre nacional asturiano y no me extraña pues es una maravilla gastronómica, un final buenísimo para las habituales comidas de la zona y un flan de queso, también rico pero para mi gusto es un postre demasiado dulce, eso si los niños lo devoran con fruición.

Todo este menú con bebida, vino y gaseosa en nuestro caso, nos salió a 8 euros por persona, que por cierto es el precio general de casi todos los restaurantes de la zona. Este precio es para los días de diario, los fines de semana los platos salen por 15 euros y siempre son algo más especiales, si cabe.

Receta de fabes con calamares

Poner a remojo el día anterior las fabes. Ponerlas en una olla ya escurridas con una cebolla picada, una rama de perejil, un ajo y un chorro de aceite, cubrir de agua o un poco más, por si hiciera falta agregar a última hora y dejar cocer lentamente, no se puede poner un tiempo exacto de cocción pues varía por bastantes factores (según esté de tierna la fabe, según se haya dejado de tiempo de remojo, según la potencia del fuego a que se ponga el guiso…), hay que ir observándolas y decidir cuando están cocidas correctamente. Cuando estén listas, mezclar con los calamares en tinta que ya tendremos hechos y reposados, rectificar de sal si hiciera falta, cocer unos minutos más a fuego lento sin la tapa, retirar, dejar reposar tapadas con un paño limpio y listo.

Receta de callos a la asturiana

Se limpian los callos y se cuecen en olla exprés aproximadamente una hora. Se sacan una vez cocidos, con ayuda de una espumadera, escurriéndolos bien y dejándolos enfriar. Se pican muy menudos y se ponen en una cacerola grande.

Se limpia la pata de la vaca, el morro y las patas de cerdo. Limpios estos ingredientes, se cuecen en poca Agua para que el caldo quede gelatinoso.

Una vez cocidos se separan del caldo y se dejan enfriar. El caldo de cocerlos se reserva, pues será necesario para los callos que así resultarán suaves y la salsa gelatinosa.

Se parten también las patas, las manos de cerdo y los morros, agregándolo a los callos ; se dejan algunos Huesos de las manos del cerdo que después se retiran.

Se mezcla bien, En una sartén con aceite se fríen los ajos, cuando están fritos se retiran y reservan. A continuación se fríe en el aceite la cebolla picada muy fina, un trocito de laurel y un poco de guindilla.

Cuando la cebolla comienza a ponerse tierna, se agrega el jamón partido en cuadrados pequeños, dejándolo freír muy despacio, seguidamente se añade una cucharada de pimentón de buena calidad, se remueve la salsa procurando que no se queme el pimentón.

En el mortero se machacan los ajos fritos y un poco de perejil, añadiendo una cucharada de pan molido, se deslíen en Vino blanco y se agrega a la salsa que se deja hervir unos momentos, después se vierte sobre los callos, se remueve todo y se agrega la Gelatina de cocer las patas y morros.

En caso de ser mucha cantidad no se pone toda, reservando el resto para ir añadiéndolo en caso de necesitarlo, se acerca al fuego y se deja cocer lentamente hasta que todo quede muy unido, cuanto más tiempo, mejor unas tres horas.

De vez en cuando se remueven para que no se agarren al fondo de la cazuela.

No deben de quedar nunca secos, en tal caso se les añade más gelatina y en caso de no disponer de ella pequeñas cantidades de agua u otro caldo.

Se sirven seguidamente calientes, después de rectificarlos de sal.

En algunos lugares les ponen chorizos partidos en trozos pequeños.

Salud y buen provecho.

0 comentarios

Dejar un comentario

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *